España ocupa el puesto 18 de la Unión Europea en gasto en I+D, en un ranking liderado por Suecia (3,26%), Austria (3,07%) y Dinamarca (3,03%) que ya han superado el objetivo del 3% del PIB que se ha fijado la Unión Europea para el año 2020, según indica el Instituto de Estudios Económicos (IEE), a partir de los datos publicados por Eurostat.

Igualmente, cerca del objetivo se sitúan Finlandia y Alemania. Bélgica, Francia y Eslovenia también están entre los ocho países que se sitúan por encima de la media europea. Mientras que los Países Bajos y la República Checa están levemente por debajo del promedio de los 28.

En este sentido, en el año 2015, la Unión Europea ha gastado, en conjunto, casi 300.000 millones de euros en investigación y desarrollo, lo que equivale a una media del 2,03% sobre el PIB. Con ello, la Unión Europea tiene una intensidad en I+D inferior a países como Corea del Sur (4,29% en 2014), Japón (3,59% en 204) y los Estados Unidos (2,73% en 2013).

Por su parte, el Reino Unido ya se queda en un 1,7% e Irlanda en un 1,51%. Italia alcanza un 1,33% y Portugal un 1,28%. A estos países le sigue España, cuya intensidad en I+D de la economía nacional ha aumentado desde el 1,1% sobre el PIB en 2005 a un 1,22% en 2015, pero sigue "notablemente por debajo de la media", según ha apuntado el IEE.

Tras España, se encuentran Eslovaquia (1,18%), Lituania (1,04%) y Polonia (1,00%). Por último, los países con el menor gasto en I+D de la UE son Rumanía y Chipre, que no llegan al 0,5% y ocupan el puesto 27 y 28, respectivamente.

marketingycomunicacion@econocom.com