Juan Macias, Director General Actividad Servicios IT

El universo digital alcanzará los 44 billones de gigabytes de datos en 2020, generados por dispositivos como wearables, móviles, drones o todo tipo de electrodomésticos inteligentes. Y los data center deben prepararse para ese aluvión de datos.

Si en la década de los noventa el centro de datos era una estructura física limitada por sus mismas paredes, hoy ese modelo no resiste las pruebas de capacidad. La cantidad de información que una empresa puede procesos y almacenar en esta era de la virtualización resulta descomunal y decididamente imposible de alojar con las premisas del pasado.

Quizás por eso, los productos de Data Center modulares prefabricados (PFM) se están alzando como alternativa para alinear la inversión con el crecimiento del negocio.

Muchos lo han comprendido y, no en vano, el sector estima que la demanda de este tipo de opciones mantendrá un crecimiento exponencial hasta 2018. La razón que explica este singular aumento en el mercado es poder ampliar el centro de datos comprando pequeños módulos, en lugar de crear un gran edificio e ir creciendo dentro como se hacia antes.

Las soluciones PFM tienen el potencial de resolver esta prueba de capacidad, a la vez que impulsar la eficiencia del negocio, tanto en términos de coste de los datos como en las instalaciones físicas necesarias para albergarlos.

No cabe duda de que la evolución en la demanda de las empresas fuerza al centro de datos a llegar a nuevos límites, con el objetivo de ser capaz de soportar el gran incremento de nuevas aplicaciones, tales como Internet de las Cosas (IoT), la nube, el software y la plataforma-como-servicio. El traje a medida en el que se ha convertido este tipo de infraestructura debe ser capaz de evolucionar en el tiempo y acompasar el ritmo del mercado.

Por ello, los PFM se presentan aquí como una respuesta de futuro, tanto para grandes compañías de logística y transporte, centros de control y operaciones, como para empresas de gestión de flotas  o de cualquier infraestructura que requiera trazabilidad, comunicaciones y seguridad específica.

Los analistas ya han identificado más de 50 proveedores que distribuyen data centers prefabricados modulares (PFM), lo que supone una cartera de opciones inigualable hasta la fecha. Gracias a ello, es posible elegir de acuerdo a la capacidad de renovación, agresividad, presupuesto o concreción de las necesidades.

Incluso, los clientes más clásicos, que optan por un enfoque tradicional del centro de datos, también quieren disponer de la agilidad y previsibilidad que aportan los módulos prefrabricados, así como con su mayor eficiencia energética. Y la opción PFM es la que mejor les puede encajar a muchos de ellos.

Juan Macias, Director General Actividad Servicios IT

marketingycomunicacion@econocom.com